close

Tips para que conducir con frío no sea un problema

Estamos en ese momento del año en el que el clima da poca tregua y conducir con frío puede ser un problema para algunos conductores. En ocasiones también se tiende a hacer cosas que no son nada recomendables al volante, por lo que desde Balumba te contamos algunos trucos para que no tengas problemas al volante:

1. La tentación vive en el abrigo, pero no te lo pongas

Con el frío en la calle lo último en lo que pensamos es en quitarnos el abrigo al entrar en el coche, pero es importante dejarlo de copiloto. Llevar puesta la chaqueta puede impedir que te muevas con rapidez en caso de contratiempos. También puede ser un problema con el buen funcionamiento de los cinturones de seguridad.

La clave está en que regules el ambiente del coche con un poco de calefacción, pero sin pasarse. El exceso de calor en el coche puede provocar somnolencia.

2. Las manos mejor al aire libre

Otra tentación es la de conducir con guantes. Si bien no está prohibido llevarlos por norma, el reglamento dice que «el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimientos». Esto es algo que afecta tanto al abrigo que comentábamos, como a los guantes, que pueden afectar a la sujeción del volante.

3. ¿Qué pasa si se te ha empañado el parabrisas?

Una de las primeras cosas que tienes que tener presente como conductor es saber quitar el vaho de la luna. Este problema es recurrente al conducir con frío y hay que saber reaccionar con rapidez:

Activa el aire caliente y dirígelo a la parte superior del coche. Con el aire frío funcionará también, pero tardará más en hacer efecto. Lo ideal es evitar llegar a ese punto, abriendo un poco las ventanillas para que el aire se regule y no se concentre, empañando todo.

4. Arrancar el coche al conducir con el motor frío

Sobre todo si el coche duerme a la intemperie. Es posible que le cuesta arrancar si las temperaturas son excesivamente bajas. Para evitar conducir con el motor frío os recomendamos que una vez esté el coche arrancado, lo dejéis al ralentí unos minutos. De esta manera el motor se estabilizará y se habrán lubricado todos los componentes del coche.

En caso de que tu coche sea diésel tienes que tener en cuenta también otros factores:

  • El diésel se congela cuando la temperatura es muy baja. No te olvides el anticongelante si vives en zonas con frío extremo. 
  • Los líquidos refrigerantes que utilices tendrán que tener propiedades anticongelantes para ahorrarte disgustos.

5.Ten cuidado con la batería

El circuito eléctrico puede sufrir con el frío, sobre todo la batería. Lo mejor es que antes de que llegue la época de frío tengas la batería en buen estado para evitar sustos de última hora. En caso de que tengas que calentarla manualmente, te recomendamos el truco casero de ponerle paños calientes unos momentos, pero atención: que no estén húmedos.

No te olvides de equipar tu coche con cadenas o neumáticos de invierno en caso de que vivas en zonas de frío excesivo. Conducir con frío es sinónimo de extremar las precauciones.

Redacción

Autor Redacción

El equipo de redacción de Balumba te trae los mejores consejos y anécdotas sobre el mundo del motor.

Deja una respuesta

icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO