close

El origen de la prueba más exigente: el Maratón

En Balumba nos encanta conocer el origen de las cosas que nos rodean y enterarnos de los porqués de todo lo que tiene un inicio curioso. Conocer nuestros usos y costumbres nos permite conocernos mejor a nosotros mismos y de esta forma entender mejor cómo funciona el mundo… bueno, sí, y también nos encanta hacernos los listillos 😉 por eso, aprovechando que ya llega el buen tiempo y que la operación bikini está a la vuelta de la esquina 😎 nos enfundamos nuestro más lujoso chándal, nos calzamos nuestras deportivas y nos disponemos a conocer el origen y curiosidades de la prueba olímpica y deportiva más exigente del mundo. Vamos a conocer el origen del maratón y toda la leyenda en la que está envuelto. ¡Ready, Steady, Go!

Los correos de la Antigüedad

En la Antigüedad era muy habitual que los correos fueran a pie o corriendo. Eso sí, el privilegio de recibir noticias de una urbe a otra pertenecía únicamente a la clase dirigente y a la militar. Si un campesino quería entregarle una carta a un familiar que viviese en otra aldea, tendría que llevarla él mismo o pedirle a alguien que le hiciese el favor. Además es muy poco probable que ese campesino de aquella época supiera escribir, y menos en una tablilla, ya que el uso del papel todavía no estaba extendido. Para entender el origen de una prueba como el maratón tenemos que remontarnos muy atrás, a tiempos de los griegos, concretamente al año 490 AC, momento en el que sucedió nuestra fascinante leyenda.

TIP: Ya que hablaremos del origen de algo que “inventaron” los griegos, aquí os dejamos el origen del horóscopo, algo muy griego también.

La leyenda de Filípides

Si hablamos de correos históricos, puede que alguno de vosotros conozca el caso del emisario de la Antigua Grecia llamado Filípides. La leyenda de Filípides nos cuenta que este hombre-correo tuvo en el 490 AC que informar de la victoria de los Griegos ante los Persas, quienes salieron vencedores sobre su enemigo asiático en la batalla de la polis de Maratón. La misión de Filípides era crucial, tanto que de su llegada a tiempo a Atenas dependían las vidas de todos los atenienses. ¿Y por qué dependían de un solo hombre las vidas de toda una urbe? Esto se explica cuando se sabe que estaba pactado que de no llegar ningún tipo de noticias, este “silencio” se entendería como una derrota y se procedería a un suicidio masivo por parte de los atenienses para evitar ser esclavizados por los persas. Filípides, que iba a pie, no podía permitirse ir a ritmo normal debido a la urgencia de su misión, por lo que completó corriendo los 42 kilómetros que separan Atenas de Maratón. Pese a que Filípides era un corredor profesional, supo administrar sus fuerzas e ir a una marcha justa para no desfallecer. Sin embargo eso es justo lo que hizo cuando llegó a Atenas ante sus soberanos. Se dice que sólo alcanzó a decir “ganamos” (“nenikékamen” en griego) y murió de agotamiento. En inspiración de esta historia el filólogo Michel Bréal fue quien propuso a Pierre de Coubertin la celebración de una carrera llamada maratón dentro del programa de los modernos Juegos Olímpicos. Esa es la razón de que esta prueba atlética se llame maratón y por eso su distancia son 42 kilómetros… Esto último es totalmente verídico, ¿pero qué te parece la hazaña de Filípides? Lo de ir corriendo de Maratón a Atenas es lo que dice la leyenda clásica, y como no queremos quitarle ningún mérito a Filípides, más bien lo contrario, nosotros nos decantamos más por lo que nos cuenta el historiador también griego Heródoto sobre la leyenda de Filípides.

Momento de la llegada de Filípides a Atenas.
Así dice la leyenda que llegó Filípides a Atenas para dar la noticia… podría haberse puesto una túnica o algo! Imagen: Cuadro “Maraton”, de Luc-Olivier Merson vía Wikimedia Commons (dominio público).

TIP 2: El actual recordman de maratón es el keniata Wilson Kipsang, que consiguió una increíble marca de 2 horas 3 minutos, 23 segundos en el pasado Maratón de Berlín en septiembre de 2013. Impresionante.

Heródoto nos cuenta una carrera inimaginable

Inimaginable al menos para la época. Y es que según los escritos del reputado historiador Heródoto, Filípides tuvo que recorrer un camino aún más largo para entregar su comunicado. La misión de Filípides era la de pedir ayuda a los espartanos en la inminente batalla que Atenas libraría contra los persas. Para ello el mensajero tuvo que recorrer la friolera de unos 225 kilómetros desde Atenas a Esparta. Además se sabe que al ser Filípides un experto corredor, y transcurrir el camino por senderos poco adecuados para caballos, renunció a llevar montura por lo que fue todo el camino a marcha de carrera 8O. Este fue el discurso de súplica que según Heródoto Filípides pronunció ante los espartanos.

“Hombres de Esparta los atenienses os piden ayuda, y os ruegan que no permanezcáis de brazos cruzados mientras la ciudad más antigua de Grecia es aplastada y sometida por un invasor extranjero; Eretria ya ha sido esclavizada, y Grecia se debilita por la pérdida de una buena ciudad.” Heródoto.

Sin embargo, como dijo un castizo, Filípides hizo el viaje… “pa ná”, puesto que los espartanos no pudieron prestar ayuda a los atenienses al estar en medio de la festividad de la diosa Artemisa y no poder salir hasta que se completara un ciclo de luna llena. Esto era demasiado tiempo de espera, por lo que Filípides se volvió otros 225 kilómetros atrás con la negativa espartana. En total casi 450 kilómetros de paseíto corriendo… y encima con malas noticias. Mucha tela.

El “Espartatlón”, sólo para auténticos luchadores

¿Te parece esta una hazaña imposible, que forma parte de otra leyenda histórica más? Pues que sepas que en honor a este recorrido histórico, cada año entre Atenas y Esparta se realiza en Grecia una versión de esta carrera llamada “Espartatlón”. Desde 1982 se realiza esta maratoniana prueba que transcurre entre setos y rocas a través de casi 250 kilómetros. Sólo un tercio de los corredores que salen de Atenas completan esta hazaña, que hay que completar en menos de 36 horas. La meta está situada en Esparta junto a una estatua de Leónidas. ¡Muy propio!


Este es el recorrido del “Espartatlon”.

Y si hablamos de hazañas pero más cotidianas, de héroes más del día a día, encontramos a aquellos que quieren ahorrar en su seguro de coche pero sin renunciar a garantías. Pásate por la web de Balumba y comprueba cuánto puedes ahorrar con un seguro de coche a terceros ampliado por lo que te podría costar un básico en otras compañías. Haz la prueba, compara y sorpréndete con Balumba.

Balumba

Autor Balumba

En Balumba ofrecemos seguros de coche y moto. Puedes contratarlos a través del teléfono o por internet. Visita ahora www.balumba.es ¡Te esperamos! Sigue a Balumba en Google +

2 Comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO