close

“He conducido un Ferrari F430… Y ha sido horrible”

Con este titular nos sorprendía Doug DeMuro, Youtuber y redactor de Autotrader. Así es, aunque parezca mentira, conducir un coche de carreras como el Ferrari F430 Challenge no siempre es tan divertido. Sobre todo, si lo haces por la ciudad, como es el caso. A través de un artículo en la página en que escribe, nos ha contado su “no demasiado divertida” experiencia Ferrari. No te lo pierdas, el vídeo lo dice todo…

Imagina ponerte al volante de un superdeportivo de carreras, con un motor V8 de 490 CV. Suena bien, ¿verdad? Pues, antes de pedir el deseo, acuérdate del mítico dicho: “cuidado con lo que sueñas, puede cumplirse”. Así ha querido demostrárnoslo Doug DeMuro, poniéndose al volante de un Ferrari F430 Challenge por la ciudad de Philadelphia. ¿El resultado? Un desastre absoluto, al menos eso parece.

Lo primero, entrar en el coche no le resultó nada fácil. El Ferrari F430 Challenge no es, ni por asomo, tan espacioso como un coche normal. Además, su verdadera finalidad es la de las carreras en circuito, por lo que su interior viene preparado para ello (más sistemas de seguridad y el mínimo posible de extras: 5 botones lo controlan todo). Si ves el vídeo, podrás ver cómo intenta meterse en el coche y termina por tener incluso que quitarse el zapato.

Y esto es solo el principio. Olvídate, por ejemplo, de una temperatura agradable: la climatización no está hecha para los coches de carreras. Y, con abrir una ventanilla para que entre un poco de aire, tampoco cuentes. Puedes hacerlo, pero no será lo mismo: las ventanas son verdaderamente pequeñas (DeMuro lo demuestra sacando la cabeza por ella, o más bien intentándolo).

Una vez que arrancas, parece que la cosa tampoco mejora. En cuanto arrancas, el sonido del motor puede dejarte sordo. Es verdad que a todos nos encanta oír un buen motor rugir (¿o no?) y más de uno nos quedamos mirando atónitos, si bien ser quien lleva el coche no siempre es tan agradable y puede dejarte medio sordo.

La suspensión, esa es otra. El Ferrari F430 Challenge tiene un sistema de suspensión mucho más agresivo, que lo hace sensible a cualquier mínima irregularidad que haya en el suelo. Durante el vídeo, se ve perfectamente cómo DeMuro tiene problemas para mantener la estabilidad…

Pero, como una imagen vale más que mil palabras, es mejor que compruebes por ti mismo todo lo que Doug DeMuro sufrió durante su pequeño paseo en un coche de carreras. En este vídeo, él mismo te lo cuenta.

Nosotros ya os lo habíamos adelantado: hay varias razones para no comprarte un Ferrari. Sobre todo si es uno de carreras… ¡Puede convertirse en una auténtica odisea! Después de este vídeo… ¿Sigues soñando con conducir un superdeportivo?

(Foto: Ferrari)

Redacción

Autor Redacción

El equipo de redacción de Balumba te trae los mejores consejos y anécdotas sobre el mundo del motor.

1 Comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta

icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO