close

Cómo evitar las averías del coche en verano

Las averías del coche en verano son distintas a las que tienes en invierno. Por esta razón, Balumba te quiere contar cuáles son los fallos más frecuentes asociados al calor. ¡Adelántate a ellos!

Averías del coche en verano

Normalmente, las averías que se suelen producir en invierno están relacionadas con el sistema de arranque, sin embargo, en verano además de esta, aparecen otras relacionadas con otros aspectos técnicos. Lee atento esta entrada porque te vamos a contar cuáles son.

1. Filtros del aire acondicionado

Con las altas temperaturas cada vez que nos montamos en el coche, ponemos el aire acondicionado para poder viajar a una temperatura agradable. Sin embargo, para conservarlo en perfecto estado todo el año, es recomendable ponerlo en invierno para que no se resequen las juntas de estanqueidad. Además, debes comprobar que el filtro no esté obstruido por el polvo, por el polen de la primavera y por la humedad del invierno; si es así, no pasará bien el aire y necesitarás forzar más la entrada de aire del exterior lo que supone más velocidad en el ventilador y más consumo para refrigerar el coche.

Otro aspecto que debes revisar es el estado y la tensión de la correa de auxiliares ya que al conectar el aire acondicionado tienes que arrastrar el compresor. Si no está en buen estado, puede patinar llegando incluso a partirse. Tienes que saber que esta correa no solo afecta al aire acondicionado sino también a otros elementos del coche como el alternador, la dirección asistida o la bomba de agua.

averías del coche en verano
Mantén limpios los filtros del aire acondicionado todo el año. Imagen: vía Pixabay.

Debes mantener lo más limpia posible la entrada de aire de la zona baja del parabrisas, es decir, debes eliminar de la parte frontal cualquier elemento que pueda reducir la entrada de aire a través de la rejilla (hojas de árboles, papeles, bolsas de plástico, etc.).

Otro fallo relacionado con el aire acondicionado es la pérdida de fluido refrigénico. Esto sucede fundamentalmente por no usar a menudo el aire. Si pierdes el gas, el aire no funciona correctamente teniendo que hacer un esfuerzo innecesario el compresor. Por ello, lo recomendable es que revises las presiones de alta y baja del aire acondicionado en tu taller de confianza.

2. Calentones

Uno de los problemas más usuales en verano son los llamados calentones como consecuencia de las altas temperaturas que alcanzan los motores. Por esta razón, te aconsejamos que antes de empezar un viaje revises el nivel refrigerante, el nivel de aceite y el estado de los manguitos de goma para cambiarlos si fuese necesario antes de comenzar la marcha.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la temperatura del coche. Es aconsejable que en las zonas de subida no circules en marchas largas. Nuestro consejo es que cuando notes que debes hundir el pedal más de la mitad del recorrido del acelerador para mantener la velocidad en esa cuesta, bajes una marcha. Al revolucionarse el motor, la bomba de agua mueve más caudal y refrigera mejor. De esta forma, evitas que suba la temperatura, es mejor intentar bajarla antes que una vez que empiece a elevarse. Recuerda llevar para estos casos un par de litros de refrigerante por si acaso.

Si circulando ves que el coche empieza a calentarse, lo primero que debes hacer es conectar la calefacción al máximo. Esto hace que el agua del motor pase por el radiador de la calefacción y baje un poco la temperatura. Si aún así siguen subiendo los grados, para antes de que se pueda estropear la culata del motor.

3. Neumáticos

En verano son mucho más frecuentes los reventones de los neumáticos al estar sometidos a más temperatura. Revisa las presiones antes del viaje. En contra de lo que puedas pensar, cuanto más baja sea la presión, más fácil es sufrir un reventón, ya que la deformación del flanco de la cubierta genera mucha fricción y calor. Además, aumenta  el consumo de combustible.

Averías en neumáticos

4. Frenos

En vacaciones, solemos sobrecargar nuestro coche con equipaje. Ese aumento de peso y las temperaturas de fuera hacen que los frenos que se calienten demasiado. Por ello, no es bueno lavar el coche nada más termines el viaje ya que si mojas los discos cuando están calientes, se pueden doblar y podrás notar vibraciones en el pedal al frenar; lo que se conoce como alabeo de frenos.

En cuanto al líquido de frenos no sólo tiene que estar a nivel sino también tener un correcto punto de ebullición. Este líquido está compuesto por un alcohol que absorbe mucha agua. Con el tiempo, la proporción de agua es muy elevada y baja el rendimiento. En las bajadas prolongadas, usa el freno motor para no sobrecargar los de las ruedas. Y no olvides de cambiar el líquido cada dos años.

5. El turbo

Este componente sufre más que cualquier otro elemento del coche debido a los calores veraniegos.  Ojo con apagarlo de golpe al llegar a una gasolinera o  un peaje, esto es una práctica arriesgada ya que se estás conduciendo a un buen ritmo y de repente paras de golpe, el aceite que refrigera y lubrica el dispositivo se convierte en carbón y destroza el eje de la turbina. Por tanto, si tienes que parar en medio de la autovía para echar combustible, pagar un peaje o cualquier otra acción deja el coche encendido un par de minutos para enfriar el turbo.

Sé buen conductor

No sólo el coche sufre en verano; el conductor y los pasajeros sufren mucho estrés con el calor. Para evitar la fatiga, viste ropa de color claro y de algodón para facilitar la transpiración y no absorba mucha radiación.

Ya debe saber que cada vez que realice un viaje de larga distancia en coche, debes estar descansado y mantenerte hidratado. Lleva bebidas frescas e hidrátate con frecuencia; la deshidratación provocamucha pérdida de reflejos. Y, evita en la medida de los posible aparcar al sol, si es imposible tapa los cristales y el volante para que no te abrases al volver a entrar en el coche. Para estos casos, te dejamos las mejores aplicaciones para encontrar aparcamiento.

Cobertura de asistencia en viaje

En vacaciones es muy recomendable que contrates asistencia en viajes para evitar males. En Balumba, esta cobertura es opcional, así que si no la tienes en tu póliza de seguro, es un buen momento para incorporarla. Esta incluye a personas como al coche además de contemplar el hurto, los viajes al extranjero e incluso a los animales de compañía. Y si tiene una avería, accidente, robo o hurto y tu coche no pudiera circular tendrías reparación “in situ” en menos de 45 minutos. Si se excediese el tiempo estipulado, recibirías 50 euros. Si quieres ampliar más información puedes entrar aquí.

 

María Romero

Autor María Romero

Publicista y Relaciones Públicas dedicada a la publicidad 360º y Marketing 2.0. Puedes encontrarla en Silicon Drinkabout Sevilla y seguirla en @mromerocharneco

Deja una respuesta

icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO