close

Ahorra combustible sin renunciar al aire acondicionado

Llegan las ansiadas vacaciones y las ganas de coger el coche para viajar y desconectar del día a día. Con ellas aparece también el calor y las altas temperaturas, que hacen que encender el aire acondicionado sea tan necesario como arrancar el coche.

Para controlar el consumo y evitar que tu bolsillo se resienta demasiado, presta atención a estos consejos para ahorrar combustible:

Mejor con el coche en marcha

Seguro que has notado que si enciendes el aire acondicionado sin arrancar el motor apenas enfría. Para funcionar con un mejor rendimiento necesita que el motor esté trabajando, por lo que será un desperdicio de recursos tenerlo activado antes.

Acondiciona el coche antes de arrancar

Lo ideal es bajar un poco la temperatura de forma manual o si no el aire acondicionado tendrá que trabajar a máxima potencia y consumirá más. ¿Quieres saber el truco? Deja abierta la ventanilla trasera opuesta al conductor, y abre y cierra varias veces la puerta del conductor. Olvida las posibles miradas de los vecinos porque con ese simple gesto el aire interior bajará hasta 10º en pocos segundos.

Ventanilla bajada, aunque no lo parezca

Nada más arrancar y encender el aire acondicionado, baja un poco las ventanillas durante los primeros minutos para ayudar a que salga el aire caliente que hay en el coche. Este aire pesa menos que el frío, así que tenderá a subir y teniendo la ventanilla abierta podrá salir. Así ayudas a que la temperatura del coche descienda más rápido y el aire acondicionado no consuma tanto.

Cuando se circula por la ciudad, al no ir a más de 80 km/h, tenerlas bajadas ayuda a que el aire del interior se vaya renovando. Pero recuerda subirlas a más velocidad porque la aerodinámica del vehículo cambia, se consume más combustible y el ahorro también se irá por la ventanilla.

Consigue la temperatura adecuada

Seguro que más de una vez has convertido el coche en un iglú, especialmente en los días más calurosos. Sin embargo, la temperatura ideal no debería bajar de los 20º, siendo lo más recomendable mantenerla entre los 22-24ºC.

Con menos temperatura no solamente notarás un mayor gasto económico, sino que te puede llevar a un resfriado por el contraste con la temperatura que encontrarás al bajar del vehículo. ¡Ahorra también en pañuelos!

No olvides comprobar el filtro del aire

¿Cuántas veces lo has conectado en invierno? Como puede llegar a pasar un tiempo sin activarse, lo mejor es hacer una revisión del aire acondicionado para asegurarte de que está en buenas condiciones y no va a consumir de más por estar en mal estado.

Además, si el filtro del aire está sucio afectará al enfriamiento del vehículo. Como la suciedad obstruye la salida del aire, el consumo de combustible aumentará. Con un filtro limpio se conseguirá el mismo resultado, pero por menos gasto.

Estar alerta al volante es el principal factor para la seguridad vial, pero no es el único. Mantener una buena temperatura durante tu trayecto es uno de los aspectos más importantes, ya que el calor aumenta el cansancio y puede hacerte perder la concentración en la carretera. ¡Precaución, amigo conductor! Y disfruta del aire acondicionado sin sufrir por la factura.

Redacción

Autor Redacción

El equipo de redacción de Balumba te trae los mejores consejos y anécdotas sobre el mundo del motor.

Deja una respuesta

icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO