close

Triángulos de emergencia, ¿cómo colocarlos?

Vas conduciendo tranquilamente por la carretera y, de repente, algo ocurre. El coche empieza a fallar, sientes que llevas una rueda pinchada, se enciende una luz que no conocías o, simplemente, se para sin que sepas cuál es el motivo. Las averías en coches son algo inoportuno e inesperado, pero es importante que estés siempre preparado para ellas. Entre otras cosas, es importante que aprendas cómo colocar los triángulos de emergencia de tu coche, ya que será uno de los primeros pasos que deberás dar si se te estropea el vehículo en mitad de un viaje.

Cómo colocar los triángulos de seguridad

Triángulos de emergencia en la calzada

Puede parecer sencillo, pero lo cierto es que no todos conocemos cómo se deben colocar los triángulos del coche y, muchas veces, cometemos errores que pueden poner en riesgo la circulación. Detalles tan sencillos como la “postura” en que ponemos esta señalización, cuántos triángulos poner o la distancia a la que los colocamos pueden marcar la diferencia entre una pequeña avería en carretera o un gran desastre.

Lo primero que debes recordar es que el triángulo se coloca en perpendicular a la calzada. Parece una tontería pero, créenos, a veces se ven cosas muy raras en la carretera. Además, recuerda que debes colocarlos dentro del arcén si la calzada te lo permite, pero te recomendamos situarlos lo más cerca posible de la línea del mismo.

¿A qué distancia hay que colocar los triángulos?

Los triángulos tienen una función muy clara: avisar al resto de vehículos de que has realizado una parada de emergencia en mitad de la calzada. Gracias a ellos, los conductores podrán anticiparse y tomar medidas para garantizar la seguridad de ambos (tanto la suya como la tuya).  Por ello, esta señalización debe poder verse con antelación suficiente.

Teniendo en cuenta que, si circulamos a 120 km/h (velocidad máxima permitida en autovías), la distancia de frenado es alrededor de 113 metros, los triángulos de emergencia deben ser visibles para otros vehículos a unos 100 metros de distancia. Para ello, deben colocarse a 50 metros de nuestro vehículoProbablemente no lleves en el coche ninguna herramienta con la que medirlos, pero puedes calcularlo fácilmente contando tus pasos. Aproximadamente, un paso humano es medio metro. Por tanto, 100 pasos corresponderán a 50 metros. 

En caso de que tuvieras que detener tu coche pasada una curva, deberás señalizarlo desde con la suficiente antelación para que, aunque no lo vean en ese momento, los conductores sepan que estás ahí. Por eso, debes colocar los triángulos

¿Cuántos triángulos hay que poner?

El número de triángulos de emergencia que debes utilizar dependerá del tipo de vía en el que estés circulando y, sobre todo, del número de carriles para cada sentido de la misma.

  • Carreteras de sentido único o más de 3 carriles: sólo es obligatorio colocar un triángulo 50 metros por detrás del lugar en el que hayas parado tu coche.
  • Carreteras de doble sentido con menos de 2 carriles por sentido: en este caso, deberás colocar dos triángulos de emergencia, uno por delante y otro por detrás de tu vehículo (ambos a 50 m., como ya te hemos explicado).

Triángulos de emergencia: dónde los consigo

Recuerda que, dado que es obligatorio utilizarlos,  también lo es llevarlos en el coche. Habitualmente, cuando compras un coche nuevo, éste incorpora un pack en el que vienen los triángulos de seguridad. Sin embargo, si por lo que sea necesitas comprarlos (si compras un coche de segunda mano que no los trae, si los pierdes, se rompen,…), también puedes hacerlo fácilmente. Los puedes encontrar tanto en Internet como en grandes almacenes a un precio bastante barato y, normalmente, vendrán acompañados de un chaleco reflectante u otros elementos de emergencia.

Paro de emergencia: otras medidas importantes

Si tienes que hacer una parada de emergencia, hay algunas otras cosas que también debes recordar. Presta atención:

  1. El chaleco reflectante, siempre. Debes ponértelo antes de bajarte del coche. Nunca podrás abandonar el vehículo sin este elemento, con el que te haces visible para el resto de conductores. Es una medida fundamental para evitar atropellos. Si viajáis más de uno en el coche, recuerda que sólo podréis bajaros los que tengáis chaleco reflectante. El resto deberá esperar dentro del automóvil.
  2. Avisa a la grúa. Si no sabes lo que le puede ocurrir a tu coche, es mejor que llames a la grúa. Nada de intentar repararlo tú mismo o puedes acabar empeorando el problema. Recuerda que, con tu cobertura de asistencia en viajes con Balumba, podrás tenerla contigo en  45 minutos (¡o te damos 50€!)
  3. Nunca abandones el arcén. Aunque la vía parezca estar completamente desierta, nunca debes invadirla. La velocidad de los vehículos en autovías o carreteras convencionales es demasiado alta para que, en caso de que te sorprendan (o tú los sorprendas a ellos), no tengan tiempo suficiente para frenar.
  4. Si el coche se ha quedado parado o averiado en medio de la carretera, intenta empujarlo hasta el arcén para estorbar lo menos posible. Eso sí, lo primero es señalizar el peligro: el chaleco reflectante y los triángulos van primero.

Si por mala suerte sufres alguna avería o contratiempo, con estos consejos lo solucionarás rápida y fácilmente. Pero recuerda: lo mejor de los triángulos de emergencia es no tener que utilizarlos. Por eso, antes de salir de viaje revisa tu coche y asegúrate de que todo está en orden.

Redacción

Autor Redacción

El equipo de redacción de Balumba te trae los mejores consejos y anécdotas sobre el mundo del motor.

1 Comentario

Deja una respuesta