close

Síndrome del carril izquierdo: ¡la DGT anuncia campaña!

El fenómeno conocido como el  “síndrome del carril izquierdo” es la tendencia de ocupar el carril de circulación rápida a pesar de que el resto de carriles estén vacíos. Esto puede provocar retenciones e imprudencia innecesarias. Por esta razón, Balumba te explica todas sus consecuencias.

Síndrome del carril izquierdo

Con el fin de evitar el llamado “síndrome del carril izquierdo”, la Dirección General de Tráfico (DGT ) va a llevar a cabo una campaña en Semana Santa para reducir esta práctica.

La campaña viene acompañada de un vídeo que alude a lo peligroso que puede llegar a ser utilizar el carril izquierdo cuando no es necesario. Esta campaña de sensibilización destaca por la desaparición del dramatismo que caracteriza a los spot de la DGT. Según los datos de la Dirección General de Tráfico,  el uso del carril derecho está en torno al 60% en las vías rápidas de doble carril. Esto supone que el empleo del carril izquierdo se realiza de forma muy habitual provocando retenciones y frenazos.

Cuándo ir por el carril izquierdo

Atendiendo a  las normas de circulación, los conductores deben usar el carril izquierdo cuando se quiera adelantar a otro coche no para la circulación normal. Muchos conductores justifican la utilización del carril central e izquierdo porque les resulta  más cómodo, alegando que en muchas carreteras, el carril derecho se encuentra en mal estado, pero esto no es un buen hábito ya que si no cumples las normas de circulación puedes ocasionar consecuencias que pueden llegar a ser graves (accidentes, atascos, choques, etc.).

Si necesitas más consejos para mejorar tu conducción y evitar malas prácticas, puedes leer esta entrada donde recogemos los errores más comunes de los conductores. Recuerda que en la carretera no vas solo, tienes que respetar al resto de conductores.

Consecuencias del síndrome del carril izquierdo 

Según el reglamento de circulación; el conductor que conduzca por una carretera de más de un carril para el mismo sentido, deberá circular siempre por el carril situado más a la derecha del conductor, pudiendo usar el resto de carriles cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo requieran ¿Esto qué quiere decir? Un conductor puede emplear el carril de la izquierda para adelantar o para facilitar la entrada de otros vehículos que quieran incorporarse, siempre y cuando no obstaculice al resto de coches que están circulando.

Una de la infracciones más comunes cuando se hace uso del carril izquierdo es cuando un coche circula por este carril y en paralelo tiene a otro vehículo que va por el carril central. Si llega un tercer automóvil que quiere adelantarles, tendrá que utilizar obligatoriamente el carril derecho; que es el que se tiene que utilizar de forma habitual para circular.

Por eso cuando realices un adelantamiento, debes volver al carril de la derecha para no molestar al resto de conductores ya que estos también pueden querer adelantar. Si cumples esta práctica, evitarás atascos innecesarios, frenazos ocasionados y alcances en cadena que se  suceden cuando te encuentras por el carril izquierdo. Además  de causar estas molestias, debes tener en cuenta que esta práctica afecta a tu bolsillo. Circular durante un buen rato por el carril izquierdo supone una infracción grave que te puede costar una multa de hasta 200 euros.

 

María Romero

Autor María Romero

Publicista y Relaciones Públicas dedicada a la publicidad 360º y Marketing 2.0. Puedes encontrarla en Silicon Drinkabout Sevilla y seguirla en @mromerocharneco

Deja una respuesta

icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO