close

Rotura de lunas… ¿Y ahora qué?

Los cristales del coche son un elemento fundamental para tu seguridad. ¿Sabías que las lunas aportan el 30% de resistencia a la estructura del mismo? Es casi paradójico: una de las partes más importantes de nuestro coche, fabricada de uno de los materiales más frágiles. No estamos diciendo que se vayan a romper seguro, pero, para ser realistas, casi a la mitad de los conductores nos ha ocurrido alguna vez. Así que, ¿qué solución podemos darle?

Cómo evitar la rotura de lunas

Siendo tan importantes, no puedes olvidarte de mantener siempre a salvo las lunas del coche. Hay cosas que no puedes evitar, como los chinazos mientras viajas (a casi todos nos ha pasado alguna vez) o los actos vandálicos que, por desgracia, siguen ocurriendo. Sin embargo, sí hay algunas medidas que puedes tomar para evitar que tu luna se rompa accidentalmente. Toma nota:

  1. Evita los cambios bruscos de temperatura. Lógicamente, no puedes controlar la temperatura del ambiente, pero estamos seguros de que no pasará de 10ºC a 40ºC en cuestión de minutos (al menos, no en nuestro país). Lo que debes evitar es que la diferencia entre el exterior y el interior del coche sean completamente opuestas. Ni te vas a morir de frío en invierno, ni de calor en verano. Pero sí puedes graduar la temperatura poco a poco y no exagerar.
    Rotura de lunas - invierno
  2. No descongeles los cristales con agua caliente. Puede parecer la solución más rápida, pero también es la más peligrosa para tus lunas, precisamente por el cambio de temperatura tan brusco que esto supone. Es mejor que enciendas la calefacción del vehículo y utilices la función de desempañar. Es más lento, pero mucho más seguro.
  3. Cuando viajes por la carretera, respeta la distancia de seguridad. Esto deberías hacerlo siempre, pero por si se te olvida a veces, deberías saber que el 80%de las roturas de luna se producen por el impacto de gravilla de la calzada.
  4. Revisa el estado de tus limpiaparabrisas. Si están en mal estado, podrían rayar la luna delantera. Se recomienda cambiarlo cada 6-12 meses.
  5. Si tu cristal sufre un impacto o se raya, no esperes. Repáralo cuanto antes para evitar que el problema vaya a más y tengas que sustituir la luna completa.

¿Qué hacer si se te rompe la luna?

Si, a pesar de todo lo anterior, tu luna se rompe, tranquilo: todo tiene solución. En caso de que el cristal se rompa  o dañe parcialmente (lo que todos conocemos como un “picotazo”, por ejemplo), acude a tu taller de confianza o a cualquiera de los concertados por tu aseguradora y ellos se encargarán de repararlo. Ser precavido te ahorrará muchos disgustos.

Y recuerda: si el picotazo se produce mientras vas en marcha, nunca frenes en seco. Sería el ejemplo de que es peor el remedio que la enfermedad. Disminuye la velocidad suavemente, utiliza las luces de emergencia si fuera necesario y, si ves la necesidad, para en el arcén y espera al servicio de asistencia en carretera.

Rotura de lunas coche

Pero, ¿y si te encuentras ante un cristal completamente destrozado? Es posible que te hayan intentado robar en el coche y te hayan roto la luna, o que hayas tenido un golpe en el que tu cristal se haya hecho añicos por completo. En estos casos, puedes hacer dos cosas: recoger todos los cristales de tu coche con mucho cuidado (mejor si utilizas guantes de seguridad), colocar una “luna provisional” (un plástico transparente a modo de cristal) y conducir hasta el taller; o, directamente, llamar a tu seguro o taller de confianza y que vengan a recoger tu vehículo.

Seguro de lunas, tu mejor opción

El precio de cambiar una luna delantera depende de muchos factores: el modelo y marca del vehículo, el tamaño de la luna, qué cristal es el dañado exactamente (no es lo mismo la luna trasera que una ventana lateral, por ejemplo),… Pero lo que está claro es que, sea en el momento que sea, no será un gasto que tuvieras previsto. Por eso, para no encontrarte con la desagradable sorpresa de un gasto extra y  proteger de verdad los cristales de tu coche, el seguro de lunas puede ser tu mejor opción. Con él, garantizas la reparación, colocación o sustitución de cualquiera de tus cristales en caso de deterioro o rotura del mismo. En Balumba, además, cubrimos supuestos que no todas las aseguradoras incluyen en el seguro de lunas, como la reparación o sustitución en caso de daños totales o parciales provocados por granizo.

SEGURO DE LUNAS

Esta cobertura está incluida en los seguros a Terceros Ampliado y en los seguros a Todo Riesgo de Balumba (con franquicia o sin ella). Con ellos, y a un precio muy económico, protegerás siempre los cristales de tu coche ante imprevistos. ¿Los conoces?

Talleres Balumba, ¡todo ventajas!

Reparar rotura de lunas

Además, con tu seguro de lunas en Balumba tendrás a tu disposición una red nacional de talleres en los que podrás reparar o sustituir tu luna rápidamente. Así, si no tienes un taller de confianza o no te encuentras cerca de él por cualquier circunstancia (por ejemplo, si estás de viaje), puedes encontrar rápidamente el que mejor te convenga según tu localización. ¿Quieres probar? ¡Puedes encontrar tu taller en menos de 1 minuto!

ENCUENTRA TU TALLER

Y no solo eso. Con nuestros talleres contarás con ventajas exclusivas por ser cliente Balumba, como:

  • Seguro de responsabilidad civil frente a incidentes ocurridos durante el depósito en taller o por mala reparación.
  • Gestión ecológica de las lunas sustituidas.
  • Acceso a talleres especializados y de confianza estés donde estés.
  • Servicio específico de atención para siniestros de lunas.

No obstante, recuerda que con nosotros siempre tienes libre elección de taller y serás tú y solo tú el que tenga la última palabra. Al final, lo importante es que tú y tu coche estéis siempre a salvo de cualquier posible incidente como la rotura de lunas.

Redacción

Autor Redacción

El equipo de redacción de Balumba te trae los mejores consejos y anécdotas sobre el mundo del motor.

1 Comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja una respuesta