close

¿Soy un conductor agresivo? ¡NO!

Si mientras estás conduciendo has pensado alguna vez eso de “pocas cosas pasan“, seguramente te hayas cruzado con un conductor agresivo. En Balumba queremos explicarte cómo identificar a un conductor de este tipo, qué pasos seguir si te cruzas con uno y cómo evitar transformarte tú mismo. Como ya intuirás, la agresividad en la conducción puede provocar accidentes de tráfico, por lo que lo mejor es conducir de forma tranquila, con sentido común, respetando las normas de circulación, haciendo caso a las señales y, por supuesto, siendo cortés con el resto de conductores y peatones.

¿Cómo es un conductor agresivo?

El conductor agresivo se detecta fácilmente. En primer lugar se pega muchísimo al coche que va delante, es decir, no respeta la distancia de seguridad pudiendo provocar un accidente grave de circulación. De esta manera consiguen poner nerviosos a otros conductores en una conducta que está bastante cercana a la intimidación.

Otro de los síntomas que tienen este tipo de conductores es el de darte ráfagas de luz larga si no te apartas de su camino de inmediato. Si cuando al adelantar a un coche gira el cuello para mirar al conductor y regalarle algún insulto, no hay duda, es un conductor de este tipo.

Luces cortas | luces largas | faros
Que no pare de dar ráfagas de luz larga es una de sus características

¿Adelanta por la derecha? Conductor agresivo. ¿Pita a cada momento? También. ¿Usa por costumbre la frase “taxista/mujer/hombre/madrileño/andaluz… tenía que ser“? El algodón no engaña.

¿Qué hago si me encuentro con uno?

Los pasos a seguir si te encuentras con uno de estos conductores son sencillos. No picarse con ellos, no discutir, no devolverle los insultos e intentar alejarte el máximo de ellos. Si consideras que el riesgo de accidente es alto no dudes en apartarte a un lado y poner en alerta a la Policía o a la Guardia Civil. Si este tipo de conductores ha provocado un accidente sigue las normas de actuación estipuladas y espera en un lugar alejado a que lleguen los agentes de la autoridad, cuando lo hagan hazles saber su tipo de conducción previo al accidente.

¿Y si soy un conductor agresivo?

Tranquilo, te puedes “desinfectar” siguiendo unos cómodos pasos que te detallamos a continuación:

  • Antes de pensar que vas a llegar tarde a tu destino sé consciente de que, realmente, estás poniendo en peligro tanto al resto de conductores como a ti mismo y que, lógicamente, no merece la pena.
  • Respeta al resto de conductores y peatones. Insultar no va ni a cambiar el pasado ni a hacer que el resto de conductores aprenda a conducir de inmediato.
Prisas al volante no, conductor agresivo
Las prisas al volante no son buenas
  • Sigue las normas de circulación y las señales de tráfico. Están colocadas para evitar accidentes por lo que no respetarlas puede hacer que provoques uno.
  • La paciencia es un recurso espectacular no sólo para cuando conduzcas un coche sino para casi todos los momentos de la vida.
  • Si te estresas con facilidad ayúdate a ti mismo poniéndote música clásica o algún programa de humor que te guste.

¿Tienes más consejos para evitar convertirte en un conductor agresivo o para actuar cuando te topes con uno? Déjanos un comentario, así aprenderemos todos 🙂

ChemadeAquino

Autor ChemadeAquino

Periodista. Creador de SiempreConectado.es Puedes seguirlo en twitter @Chemadeaquino y hablar con él sobre este artículo.
icono coche balumba

Calcula tu precio online, ¡y ahorra un 30%!

CALCULA TU SEGURO