close

Claves para la circulación en rotondas

¿Alguna vez te han pitado al entrar en una rotonda y no sabes por qué? Las glorietas son uno de las intersecciones más temidas por los conductores, especialmente por los noveles. De hecho, la incorrecta circulación en rotondas es una de las causas principales de accidentes en España y uno de los motivos más comunes por los que se suspende el examen práctico. Para combatir este problema, en este artículo encontrarás las normas de tráfico principales en estas intersecciones y algunos consejos.

¿Quién tiene preferencia en una rotonda?

Rotonda

Es la duda más frecuente en torno a las glorietas. Es muy probable que, alguna vez, te hayas preguntado quién tiene preferencia en la intersección, si puedes pasar o debes esperar, si ese coche que se ha metido delante tuya lo ha hecho bien o ha cometido una infracción,…

Pues bien, aquí tienes la respuesta: el Reglamento General de Circulación de la DGT es muy claro en este sentido. La prioridad en rotondas la tienen siempre los coches que ya estén circulando en ella. Por eso, si vas a incorporarte a la glorieta, debes ceder primero el paso a todos aquellos vehículos que se encuentren ya en el interior de la misma.

  • Un caso especial: ¿Y si nos encontramos un grupo de ciclistas en la intersección? En este caso, debes tomar al grupo como un solo vehículo. De esta manera, si queremos entrar la rotonda y el primero de ellos ya ha lo ha hecho, hay que esperar a que todos los ciclistas pasen antes de poder incorporarnos nosotros.

Glorietas con carriles múltiples

Rotonda Barcelona

Ojo. Aunque te encuentres frente a una glorieta con carriles múltiples, es importante que recuerdes esto: debes incorporarte por el carril derecho, independientemente de la dirección que quieras tomar. Si no fuera posible porque este está ocupado, puedes incorporarte desde la izquierda y mantenerte en el carril interno hasta que puedas cambiarte.

Sin embargo, la salida de rotondas debe hacerse siempre desde el carril externo. Si estuvieras circulando por el interior, debes cambiarte con tiempo (y señalizando correctamente) antes de abandonarla. En caso de que dicho carril estuviera ocupado y no pudieras incorporarte a él, nunca está permitido salir desde los carriles internos, por lo que debes esperar a que se quede libre y puedas incorporarte al mismo (aunque para ello tengas que dar una nueva vuelta a la rotonda).

Intermitentes en rotondas: uso adecuado

Este es otro de los puntos más conflictivos de la conducción. Es muy común encontrar conductores que no señalizan sus maniobras dentro de las rotondas y pueden provocar situaciones de peligro. Sin embargo, la realidad es que muchos de ellos ni siquiera saben que están cometiendo una infracción.

Y tú, ¿sabes realmente cómo deben utilizarse los intermitentes en las rotondas?  Presta atención:

  • Antes de incorporarte, solo debes señalizar si vas a tomar la primera salida con el intermitente a la derecha. De lo contrario, los demás vehículos podrían interpretar que vas a hacerlo y, tras la confusión, puede llegar el caos.
  • En el interior de la glorieta, cuando vas a tomar de la tercera salida en adelante (es decir, si debemos recorrer más de la mitad de la rotonda), debes indicarlo con el intermitente izquierdo.
  • Debes utilizar el intermitente derecho cuando la salida que vas a tomar es la siguiente, dando así tiempo de reacción al resto de vehículos. Recuerda que todas tus maniobras pueden afectar a la circulación.

Errores comunes en glorietas

Glorieta Puente de las Cadenas

Quizás por desconocimiento o simplemente por dejadez, hay determinados errores que suelen repetirse con frecuencia en la circulación en rotondas. Hemos recogido los más comunes en un listado para que, a partir de ahora, no tengas excusa. ¿Cuántos de ellos has cometido alguna vez? 

  1. No señalizar las maniobras. Parece que a más de uno se le olvida utilizar los intermitentes en rotondas, especialmente para señalizar que van a cruzar más de la mitad de las mismas o cuando van a tomar la segunda salida.
  2. Circular recto. Mucho cuidado: aunque vayas a tomar la salida que te permite continuar el trayecto hacia adelante, no olvides que una glorieta es una intersección redonda y como tal debes circular por ella. Sin embargo, son muchos los conductores que, en esta situación, deciden cruzar la rotonda sin girar el volante e invadiendo el carril interno. Habitualmente, esta infracción viene también acompañada de una falta de señalización de las maniobras, ya que el conductor considera que está siguiendo una línea recta y no tiene que señalarlo.
  3. Exceso de velocidad, especialmente durante la circulación en rotondas de vías interurbanas. Recuerda que, para atravesar una glorieta, debes reducir tu marcha hasta los 30 km/h. como máximo.
  4. Salir de la rotonda desde el carril interno directamente.
  5. Cambios de carril agresivos. Dentro de las glorietas, son muchos los conductores que atraviesan de un carril a otro bruscamente, en el último momento para redirigir su marcha y sin señalizar. Esto puede provocar peligrosas situaciones si los conductores que están a tu alrededor no reaccionan con rapidez.

La circulación en rotondas perfecta

Después de esta pequeña recopilación de la normativa de tráfico para la circulación en rotondas, ya puedes circular por las glorietas como un perfecto conductor.

Para ello, recuerda: incorpórate por el carril derecho, respetando la prioridad de paso. Si no te resulta posible, puedes incorpórate al carril interno y, cuando sea posible, cámbiate. Circula a 30 km/h., como máximo, y señaliza todas tus maniobras con tiempo.

Esperamos que esta breve guía te haya resuelto todas tus dudas sobre cómo conducir en una rotonda. Si aún te queda alguna duda sobre la normativa de tráfico al respecto, no dudes en preguntarnos, ¡estaremos encantados de poder ayudarte! Y ya sabes, a partir de ahora, no tienes excusa para atravesar correctamente las glorietas.

Redacción

Autor Redacción

El equipo de redacción de Balumba te trae los mejores consejos y anécdotas sobre el mundo del motor.

Deja una respuesta